50 SHADES OF BULLSHIT( 50 sombras de porqueria)

Este articulo lo voy a compartir con el permiso de quien lo subió a un foro de BDSM en facebook. Creo que es un articulo perfectamente explicado de la sarta de barbaridades que en ese libro  pseudo-BDSM le dan a la gente amante de la novela rosa. Vale la pena leerlo completo.

***50 SHADES OF BULLSHIT*** (en su idioma original. Autora: Johana Schorn. Sumisa. Trabaja en una tienda de venta de libros. Y escribió esto porque veía y escuchaba las reacciones de la gente al leer 50 sombras de Grey. Ella leyó los tres libros). Sé que es extenso, pero creo que sería saludable leerlo. Solo quiero aclarar, que no estoy en desacuerdo con el libro, pues es una historia nada mas, pero sí en la idea errada de lo que es una relación BDSM saludable, y lo que es el abuso “encubierto”…(Sonya Kat)

BDSM, en todas sus variantes y manifestaciones, tiene una muy mala reputación: la mayoría de las veces cuando nos encontramos con personajes de los libros o la televisión que se involucran en el BDSM, o son raros vestidos de cuero, o individuos profundamente dañados en su niñez.

Es raro ver a personas que practican BDSM representados por quienes con mayor frecuencia son: Completamente gente común como usted y yo.

Además de ser molesto y frustrante para aquellos de nosotros que se identifican como “kinky”, estos viciados y con frecuencia representaciones francamente falsos también puede ser peligroso: para alguien que es sólo vagamente familiarizado con distorsionadas imágenes de la media de lo que parece, podría ser fácil terminar en relaciones que son aparentemente “kinky”, pero en realidad son abusivos.

50 Sombras de Grey es un perfecto ejemplo de ello…

Anastasia, el personaje principal, no sabe nada sobre BDSM para empezar – su nuevo amante Christian Grey es su única fuente de información. Y Christian Grey – o más bien, su creador, E. L. James – tiene algunas ideas muy erradas sobre cómo funciona el BDSM.

Para empezar, le da dos versiones de cómo se introdujo al BDSM, y ambos son precarias y dudosas. Él le dice a Anastasia que fue seducido a los 14 años de edad, por un amigo de su madre. En su relato, estaban enamorados y la relación era sana y consensuada, y él descubrió que él compartía sus gustos “kinky”. En realidad, las posibilidades de que una relación entre un niño de 14 años de edad y un adulto sea sano y consensual son casi nulas, y se clasificaría como violación u otros abusos en todos los estados. A pesar de que es poco probable que Christian tenía la madurez emocional para tomar una decisión informada y consciente de participar en actos de ese tipo, lo que me parece aún más problemático es la manera en que Anastasia interpretara la historia de Christian: ella se niega a aceptar su versión, está convencida de que fue víctima de abuso por el amigo de su madre, y decide que este abuso hace que él sea incapaz de disfrutar del sexo “normal”. Esto perpetúa el mito popular de que BDSM es a menudo (o incluso por lo general) una forma de hacer frente o actuar ante un abuso infantil o asalto sexual.

De cualquier manera, la forma en que E.L. James establece el carácter de Cristian da una representación falsa y perjudicial de cómo la gente descubriera su interés en el BDSM. Si bien hay kinksters que tienen un historial de abuso, hay muchos que no, y hay un montón de gente con una historia de abuso que no tienen interés en lo kinky.

Esto es corroborado por las conclusiones de un reciente estudio que apoya de que no existe un vínculo entre la psicopatología y un interés en lo kinky.

Otro gran problema con la novela es la forma en la que Cristian presenta al BDSM y lleva a cabo su relación con Anastasia. Se entera desde el principio que ella no sólo es nueva para lo kinky, sino también nueva para las relaciones románticas. Y mientras él aparentemente se siente incómodo con eso, él no retrocede, sino que se toma la libertad para “educarla”. Claramente, él no se siente incómodo con eso en absoluto, pero en cambio, aprovecha la oportunidad que se presenta para sus propios intereses.

Cualquier kinkster responsable (cualquier persona respetuosa y solidaria) daría un paso atrás al enterarse de que alguien les gustaría tener es completamente inexperto. Ellos le darían a la otra persona el tiempo y el espacio para tomar sus propias decisiones, en lugar de “educarles” en lo que esas decisiones deben basarse en lo que ellos mismos quieren de esa persona. Esto es cierto no sólo para el BDSM, pero en general una buena etiqueta para cualquier situación en una relación en la que una pareja es mucho más inexperimentado en un camino que la otra. Si tú estás listo para el coito y la otra persona no lo está? esperas hasta que sí lo esté. Una persona quiere irse a vivir juntos y la otra prefiere tener más tiempo solo? Usted aguarda, cada uno en su lugar, hasta que sea el momento.

En la novela, sin embargo, no pasa nada al ritmo de Anastasia: Cristian tiene una agenda que marca el ritmo de los dos. Él continuamente introduce nuevos elementos de BDSM en la relación antes de que Anastasia esté lista, y una gran cantidad de lo que sucede con mínima o ninguna comunicación.

A pesar de que a veces se refiere a las relaciones BDSM saludables, mencionando elementos tales como las palabras de seguridad, estos conceptos rara vez se aplican en la práctica.

Por otra parte, Christian muestra una gran cantidad de control y manipulación. Se enfada cuando Anastasia no come lo suficiente o se viste demasiado para su gusto. Él le compra regalos costosos y le presiona para que los guarde cuando ella dice sentirse incómoda. Incluso establece una visita privada con un ginecólogo para ella con el propósito expreso de darle anticonceptivos hormonales porque eso es lo que él quiere.

Esto podría interpretarse como parte integral de su personalidad dominante y una característica de su juego de poder BDSM. Sin embargo, es un comportamiento no pre-negociado. Anastasia no sólo no estaba de acuerdo con ello, sino que con frecuencia habla de sentirse incómoda con él. Este tipo de comportamiento no es un juego o juego de roles, ni es evidencia de una relación sana de cualquier tipo, incluyendo una relación kinky.

Tanto Anastasia y Christian tienden a explicar su comportamiento (de él) conectándolo su difícil infancia.

El propio Cristian dice que él es “50 sombras de jodido” – lo que explica el título de la novela, que es igualmente problemático, ya que desdibuja una vez más los límites entre el trauma resultante de abuso en la niñez, y el comportamiento sexual saludable. Por otra parte, con esta explicación, Anastasia siente que debía suprimir sus dudas y en su lugar tratar de evitar comportamientos que pondrían de mal humor a Cristian, aceptando estar de acuerdo con las actividades que la ponían en conflicto, en lugar de hablar abiertamente con Christian.

Aunque a Anastasia se la ve disfrutando de sus encuentros sexuales con Christian, nunca suceden en sus términos: Cristian toma todas las decisiones. Él decide cuándo, dónde y cómo se encuentran, y él decide cuándo, dónde y cómo tienen sexo. En la vida real, que no es en absoluto probable que conduzca a la satisfacción sexual, por no hablar de los orgasmos trascendentales que Anastasia aparentemente experimente. En la vida real, el “buen” sexo es algo que implica la confianza y la comunicación, y un poco de ensayo y error. Y eso no es menos cierto con el BDSM que con cualquier otro tipo de sexo.

La novela hace un montón de cosas, pero lo que NO hace, es dar algun indicio de lo que una relación BDSM saludable podría ser. Tampoco celebra la sexualidad de las mujeres. Más bien, lo que hace la novela es representar el comportamiento abusivo y hacer que suene romántico; no hay nada moderno en ello, esto es un retroceso muy típico donde la sexualidad de la mujer es acerca de arrebatos, lo que un hombre decide tomar, cómo un hombre elige construir para sí mismo. Este libro erotiza el abuso y se centra en el abuso, el control externo y la pasividad en la sexualidad de la mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s