Dependencia emocional

Un relato hermoso, me gustó bastante. Y no solo hermoso, muy acertado.

Uno es lo que muestra

A veces le volvía loca, esa forma de enseñar, si es que era enseñar, se decía. Todo hacía que se preguntase una y otra vez si aquello tenía algún sentido y lo que era peor, algún fin. Pero él solo sonreía como respuesta, otras veces le decía que confiase, sin más, y en ocasiones, si en verdad quería aprender. No sabía que contestar. Tenía tanto deseo y necesidad que su mente se nublaba por la pasión. Ella le preguntaba, rompiendo casi todas las reglas que había aprendido y él había destruido con una facilidad asombrosa. Si no te haces preguntas ¿cuál es el motivo por el que estás aquí? Pero sobre todo, ¿por qué entonces tengo que estar yo?

Pero ella sentía que no le decía nada porque aunque le preguntase, las cuestiones que ella pensaba eran importantes, quedaban sin respuesta. Le desquiciaba que fuese él el que contestase con…

Ver la entrada original 465 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s