Pisé una luciérnaga, rompí su espiritu, apagué  su luz, y cuando la vi lastimada y sin  brillo me sorprendí de que fuera diferente y no me iluminara mas. Voltee a verla y la vi curando sus heridas en silencio, caminando a mi lado, y me enfade por sus heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s