La libertad de no ser libre

No somos pocas las personas sumisas que llegamos al BDSM buscando contención de las emociones y los actos, sentido de pertenencia y un ser humano jerarquicAmente superior que tome nuestras riendas en sus manos.
Somos el lado contrario a lo que comúnmente se llama liberación femenina en los términos de no estar bajo las ordenes de nuestro opuesto sexual y de pareja. Queremos lo que el reino animal no ha perdido con la civilidad: pertenecer a alguien;  el alfa que se encarga del  cuidado, la seguridad, y la disciplina de su manada. Buscamos lo que millones de feministas han dejado de lado por necesidad de sobrevivencia : pertenecer .
El placer de poder decir de corazón :”si mi Señor” cuando se nos ordena, se nos ponen reglas, se nos muestra quien tiene el mando es indescriptible. Yo miro la Dominación/sumisión como un volver a los orígenes, una vuelta en la ruleta de la vida que nos regresa a lo que la naturaleza nos puso en los genes: el macho alfa y la hembra beta.
Somos en cierto modo, como los lobos, donde el Macho alfa es el líder de la manda y el macho beta es el relegado. En los lobos suele ser esto debido a un mal liderazgo por parte del beta cuando era alfa, abuso de poder sobre sus subordinados. Algo parecido ha pasado con los hombres que son machistas: el feminismo en su lucha por erradicar el abuso y el maltrato  ha tenido que dejar de lado la natural forma de ser (de muchas no de todas)  de las personas sumisas (sobre todo mujeres) que han tenido que ser alfa para no ser maltratadas.
Al mundo BDSM entonces, estas personas que menciono venimos buscando una manera sana de volver a ser omegas, de poder dejar en manos del alfa las riendas de nuestras emociones mas profundas y a intentar vivir  como la naturaleza nos ha diseñado.
Esto claro es lo que he observado y vivido en mi paso por el mundo de la Dominación/sumisión y  en el mirar diario de las manadas de los animales con los que he convivido desde toda la vida.
Hablar de cadenas emocionales, de jaulas donde voluntariamente entramos, actitudes de servicio al Dominante que es nuestro Dueño,  no es mas que volver a los orígenes, de la mano de alguien que no sea un  abusador, maltratador, machista e irrespetuoso de nuestra inferioridad jerárquica. Es pagar con servicio y devoción el poder ser beta sin miedo a ser abusada o maltratada.
Las sumisas que vivimos esto de una forma seria, mas alla de un roleo o forma de juego, podríamos ser el patito feo del genero femenino, pero solo tenemos la intención de poder ser lo que nacimos siendo, sin tener que estar en guardia diario y a todas horas, siempre dispuestas a defendernos de quien debiera protegernos.
Un punto en contra es el aprendizaje de toda  una vida para defendernos  que nos vuelve agresoras a veces de ataques que no recibimos, y otro es la dificultad que implica hallar a un Dominante que no mire en la sumisión una manera fácil de descargar sus miserias humanas en la sumisa. Esos no son Dominantes claro, pero son bichos que se arrastran y se esconden detrás de una mascara que oculta su verdadera forma de ser.
Es a mi punto de vista, la Dominación /sumisión un volver al origen sin los vicios de la insanidad emocional.
Hay alguien en la Comunidad BDSM que practique la D/s y piense algo parecido a esto? no lo se, pero así lo he ido viendo y viviendo yo. La libertad no siempre esta en salir de la  jaula, a veces esta en entrar en ella, cuando el Dueño de la  jaula y del ave, es un ser humano que merece ser el Dueño de esa ave.
El cuento que dejo a continuación, refleja lo que sentimos quienes amamos la D/s,  y en su momento la autora me permitió compartirlo en Facebook. Ella es(o fue) tutelada de uno de los Dominantes que mas admiro y cuya escuela  sido mi guía: ElFaro.
Espero que este texto sirva para al menos hacerles pasar un rato ameno.
  AUTORIA DEL TEXTO: maleni Elan
—————————————————————————————

CUENTO: EL AVE Y YO.

En medio de una sala, en una gran jaula, se encontraba una linda ave, ansiosa, triste.
-¿Qué te pasa?- le pregunté.
-Quiero salir, no soy feliz.
Miré al hombre cercano a ella y me dirigí hacia él.
-Señor, su ave no es feliz.-
-El ave es mía y no la dejaré salir.-
-Pero…….Señor, ¿por qué poseer algo por capricho sabiendo que lo que tiene sólo piensa en huir?-
-Es mía he dicho, yo la he cuidado, la he alimentado, le he hablado, la he protegido del frío…..
– Sí, pero ella no es feliz, déjeme tomar su lugar.-
-¿Tan segura está?-
-Sí Señor, por favor.-
  Él se acerca a la jaula, la abre y el ave sale.
  Mientras ella esponja su plumaje, yo con cuidado soy despojada de mis ropas.
  Mientras sus alas se abren, mis brazos son atados tras mi espalda.
  Sus pequeñas patitas se elevan del suelo y mis rodillas se anclan al mismo.
  Su mirada ufana, enfoca el infinito y la mía baja humilde a mirar los pies de quien ahora es Mi Dueño.
  Su pico se abre para entonar una hermosa melodía, mientras mi boca lo hace para recibir una mordaza.
  Mientras ella vuela sintiendo la fresca caricia del viento en su cuerpo, yo recibo las dulces caricias del látigo en el mío.
  Ella vuela, sube, baja, se posa; yo tan sólo me encuentro quieta, atenta a su voz.
  Me lleva a la jaula y en ella soy depositada, mi espacio es limitado y el ave juega, canta y vuela.
  Y así, estando como estoy, no logro comprender ¿por qué el ave quería salir?
  Hoy se ha posado junto a mi jaula el ave que hace unos días salió, ahora, radiante, hermosa y con un tono lleno de orgullo me ha dicho:
-Soy libre- Mira la puerta de mi jaula que se encuentra abierta. -¿por qué no sales?-
– Porque gracias a ti, yo también soy libre y feliz.
Natalia Estrada.
AUTORIA DEL CUENTO: Natalia Estrada
FUENTE DEL CUENTO: http://dejedeservainilla.blogspot.mx/2015/01/cuento-el-ave-y-yo.html
OBEDIENCIA GOREANA BN

Pose Goreana de obediencia (ignoro el autor)

Anuncios

3 Respuestas a “La libertad de no ser libre

  1. Me gusta tu forma de escribir, cuidada, honesta y concreta.
    Me parece en tus escritos notar que tenés la necesidad de entender, igual que yo. Y la de justificarse. ¿Ante quién? Ante uno mismo, claro está.
    A mí me falta terminar de cerrar la idea “D/s” en mi mente y siento que a vos también. La parte del Dominante me resulta relativamente clara, quizá porque esa es mi tendencia, pero la parte de la/del sumis@ aún me cuesta.

    Sí creo haber comprendido que se trata de necesidades internas. Inexplicables, como todas las necesidades.

    La parte que no termina de gustarme, no de vos en particular sino de la mayoría de la gente que compone este mundo, es la tendencia a la adoración del Dominante. Al fin y al cabo ambos somos piezas igual de indispensables en este juego. Porque no existe sumis@ sin no existe Dominante, ni Dominante si no existe sumis@. No me gustan las sobreactuaciones. En mi opinión las sobractuaciones nacen de las dudas, o de las culpas. Además, la única característica distintiva de un Dominante es que le gusta dominar. En ningún lugar dice que el Dominante debe ser más inteligente que el sumiso, más lindo, más simpático, con más sentido común, más preparado, ni nada. Entonces ¿qué hay de especial para adorar en el rol? Quizá el sumiso (persona) tenga mucho más para adorar que el Dominante (persona)

    Como te venía diciendo, también estoy tratando de entender.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Señor, ante todo mi agradecimiento por visitar mi cueva y por sus palabras respecto a mis letras. Creo que si, tiene razon, uno se inclina por la adoracion al Dominante cuando se vive una relacion D/s, aun viendo y sabiendo que es humano como una. A mi parecer, creo que es parte del placer de la relacion y creo que es una herramienta inconciente -o poco conciente- para poder someter el ser a otro ser humano. En todo caso me ha dado una idea para un texto !.

      No tiene que ser mas esto o mas lo otro para que uno se someta, pero creo que al igual que los animales, las sumisas nos sometemos mas facilmente ante alguien que sentimos esta por encima nuestro en diversos factores de la vida. Al menos asi me pasa a mi. Y no es menosprecio a quienes no , en absulto. Pero Dominar implica responsabilidad, y no puede alguien hacerse responsable de un paquete con cerebro, pies manos e independencia si no esta capacitado para someterle.

      En todo caso, ¡es tan poco lo que he comprendido de la D/s! y hay tanto que comprender aun…. al igual que usted, yo no acabo de entender …

      Me gusta decir en letras lo que píenso y desgrano en mi mente, y no puedo aceptar algo que me agrade sin querer saber porque me agrada y decirle a los demas y a mi misma el o los motivos. Eso debe ser lo que usted menciona sobre justificarme ante mi misma. Tener razones ´para hacer lo que hago y decir lo que digo es parte impresencindible de mi diario vivir.

      Muchas gracias por su tiempo y sus palabras, un placer tenerle por aqui.

      maleni{ARCT}

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s