Refugio de Amor (capitulo 1)

DESTINO

Después de unos dos años y medio leyendo sobre BDSM,  y de unos meses de  ser miembro de Aldea Sado y Mazmorra, de haber estado a prueba con un Dominante de mi País por un cortisimo periodo de tiempo, un Uruguayo muy  buena persona me invito a ir Second Life. El era Dominante, y su modo de concebir el BDSM era muy distinto al típico rigor que amedrenta a cualquier novata. Ansiaba esa suavidad pero ansiaba también el Dominio de   los estrictos.

Un 28 de mayo del año 2010, dos días después de pedir un Amo que reuniera esas dos cualidades sin tener que vivirlo por separado en dos personas, o no tener una de las dos cosas, llegó sin que lo esperara.

Mi horrible avatar, de andar  sin AO*,  caminaba como robot en un sitio llamado Encuentros, absolutamente aburrida, yo que vivía leyendo todo mi tiempo libre. Me convencí de darme una última vuelta en busca de algo que me llamara la atención, cuando vi los avatares de 3 personas parados enfrente de la llegada de Encuentros. Pasé ahí directamente para admirar la obra de arte que era el avatar de uno de ellos, muy Goreano, cuando se me abrieron 3 MIS de golpe.

El último que  hubiera querido leer fue el que me llamó la atención, el propietario de un avatar básico, feíto como el mío, fue el que llamo mi atención claro, por lo que decía.

Mi amigo me había puesto un título en el collar de control de Second Life que se usa para los practicantes de BDSM y los Roleadores en Gor. El letrerito rezaba: “Dulce como miel”

  • Dulce como miel ….. y aguijonea como avispa?”

Esa simple frase me cambio la vida, sin esperarlo, sin buscarlo realmente. Fue el inicio de algo que al día de hoy casi nadie cree y casi nadie entiende. Esa noche hablamos de política, de historia, de Gor, del BDSM , de la Malinche. Hablamos tanto que casi amanecimos conectados. Nunca olvidare que era un viernes y que yo que jamás suelo agregar contactos, me comía las uñas pensando cómo hacer para no perderle la vista a un ser humano que se comunicaba por medio de un  avatar, cuyo nivel cultural me permitía tener una charla muy amena, y cuya ausencia de aires de conquistador me cautivó.

No voy a negar que al inicio yo no entendia nada del chiste que le veían a SL, y que veía mi avatar como un cuerpo extraño pegado a mi monitor. Que si ese día no lo hubiera encontrado, probablemente no habría vuelto por ahi.

A los dos o tres días me enseño a tener sexo en ese mundo , -que aquí entre nos, en ese momento no sentí fuera la gran cosa- y al cuarto día ya había rentado un terreno virtual para hacer una casa para los dos. Acepté porque estaba harta de no arriesgarme a nada, harta de siempre ser cauta, de jamás ser aventurera; y acepté porque  finalmente  por mucho que arriesgues en una relación virtual, jamás arriesgaras la integridad física o la seguridad de tu familia, si la mantienes así. Quería hacer algo distinto, aunque fuera en una computadora.

Lo veía feliz construyendo, conectaba emocionada por saber ese día de que charlaríamos, ansiosa de su carácter tan cariñoso, de sus atenciones; y una parte de mí -aquella que siempre espera algo malo- veía de  lejos  todo, con sonrisas internas de condescendencia, y con las uñas de fuera esperando que el teatro se cayera y el no fuera lo que parecía ser demasiado bueno para tenerlo yo.

El había roleado en Gor pero ya no lo hacía más, sabia de BDSM pero no  le interesaba, y aun así, yo notaba en su carácter un control muy fuerte sobre sí mismo y  sobre su entorno. Sentía mas necesidad de obedecerlo a él que a los Dominantes anteriores con los que estuve a prueba, y que ya llevaban sus años en el mundillo.

Así que me quedé en ese sitio, donde, finalmente, casi todos lo tomaban como un juego. Donde no corría ningún riesgo, y donde podía – si tenía suerte- hacerme de esa parte de la vida que nunca tuve en la “RL”.

Finalmente, en Second Life, “tu imaginación es el límite” Y aun cuando yo no soy fantasiosa y odio soñar despierta, me llamaba un sentido de aventura  a lo desconocido que jamás dejé salir en RL.

Ese mundo, donde los fóbicos sociales son estrellas de la Socialité de Second Life, donde los inválidos no solo caminan si no vuelan, donde los enfermos terminales ven su vida enriquecida sin levantarse de su cama; donde los pobres pueden ser ricos, y donde una sumisa proveniente de un entorno de maltrato  emocional,  cauta, insegura, desconfiada, dura de carácter, amante de la firmeza que da la realidad, se dejo llevar por la fantasía de un ser humano que vivia a miles de kilómetros, que tenia todo el dinero que yo no tenia, la clase social alta que yo no tenia, carrera y especialidad y doctorado; y sobre todo honestidad a toneladas y un mundo de experiencia RL Y SL para que yo volara por mundos dentro de ese mundo que jamas podre conocer de otro modo.

Me quede porque quería aventurarme sin dejar mi seguridad, y aun cuando cada dia de casi 7 años sigo decidiendo quedarme, mis motivos para hacerlo fueron cambiando con los años.

maleni Elan {ARCT}

Vocabulario

AO* : An Animation Override (“AO”) is a scripted attachment which replaces standard animations (walk, jump, stand, run, etc.) with animations created by Residents.

RL: Real Life

SL: Second Life

INTRODUCCION: https://malenidea.wordpress.com/2017/03/04/refugio-de-amor/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s